|Contactar |
 
Disfrutar en la naturaleza es nuestra pasión
 
Fotos de Actividades

TRANSÁNDALUS Almería

De Cádiar a Almeria buscando el calorcito, o eso creiamos.

Sábado, domingo y lunes 20, 21 y 22 de abril de 2013

La TransÁndalus es una ruta en bicicleta de montaña de 2000 Kms alrededor de Andalucía que da una vuelta completa a esta comunidad a lo largo de sus ocho provincias. El clima óptimo de Andalucía para la práctica del cicloturismo de alforjas invita a recorrer los caminos y vías pecuarias, y descubrir parajes, paisajes y gentes, en muchas ocasiones alejados de los circuitos turísticos tradicionales.

De la belleza de la ruta puede dar una idea la relación de los parajes naturales protegidos que atraviesa: Cabo de Gata, Karst de Yesos en Sorbas, Sierra de Baza, Cazorla, Despeñaperros, Andújar, Cardeña y Montoro, Sierra Norte, Aracena y Picos de Aroche, Doñana, El Estrecho, Los Alcornocales, Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, Sierra Nevada. Sin figura de protección ambiental también destacar el Valle de Los Pedroches, la Sierra de los Filabres y la Sierra de Gádor. El 35% del trazado de la Transandalus pasa por zonas con protección ambiental.

La TransÁndalus es un proyecto realizado por bikers andaluces, que de forma voluntaria, y contactando a través de Internet han colaborado aportando información de tramos de sus respectivas provincias. Esperamos que disfrutéis de la bicicleta y de Andalucía.

Los comentarios en negrita pertenecen a la web: www.transandalus.org

Descripción:

Vuelve a tocar un bocadito de fin de semana, algo pequeño a lo que nos estamos acustumbrando al no haber podido sacar más tiempo, este "lametón" nos dejará en Almería, junto al Mar Mediterráneo.

DÍA 1 Cádiar - Benecid (Fondón):

Cada años vamos menos, ya mismo no vamos nadie jeje, 3 personas acuden raudos a la llamada de la Transándalus que para este año tiene en la provincia de Almería su objetivo.

Previo a la marcha, todo montado para salir temprano y no ir ya tarde desde antes de salir. Bicicleta montada, macuto listo, casco. bidones y ¿ropa?, poca, que vamos a Almería y allí nos va a hacer calor ¿no?.

A las seis de la mañana iniciamos la marcha, vamos recogiendo al personal de los puntos establecidos, aún es de noche y no tenemos intención de parar a desayunar lo haremos una vez que lleguemos a Cádiar. Poco a poco nos amanece por el camino, la temperatura es baja pero esperamos que a lo largo de la mañana vaya subiendo un poco.

Después de 2 horas llegamos. Temperatura  fresquita, aparcamos  junto a la parada del bus y preparamos la bici, cámara, cascó alforja etc. Todo listo para salir en marcha pero antes desayunamos algo en un bar.

Cádiar - Válor

Nuestra primera intención al diseñar el recorrido fue salir de Cádiar por camino hasta Narila pero fue imposible ya que el camino se encontraba completamente cerrado por la vegetación e impracticable.

En este tramo recorreremos el corazón de las tierras que vieron la rebelión de los moriscos, de los cuales Abén Humeya, nacido en Válor como Fernando de Válor y Córdoba, llegó a proclamarse “rey de la Alpujarra”.

Saldremos de Cádiar por pistas para evitar la nueva carretera de Ugíjar. A los 8 kilómetros llegaremos a Yátor donde nos desviaremos subiendo por la pista de Montenegro en dura ascensión hasta Yegen.

Cruzamos Yegen y salimos del pueblo para después abandonar el asfalto por un sendero, que va a dar a carriles que llegan a Válor. La entrada al pueblo, siguiendo el antiguo “Camino Real de Almería a Granada” la hacemos por el puente árabe de “La Tableta” sobre el río Válor

Iniciamos recorrido por las propias calles de Cádiar dirección al cementerio. Primeras rampas sin calentar, que no van a ser las únicas, la ruta de hoy son más de 1600 metros de desnivel en sus 70 km,  lo que nos promete diversión para todos.

Por el propio pueblo

Rampas de subida al cementerio.

La ruta nos llevará por un número inusual de pequeños pueblos, algunos  muy pequeños donde no encontramos a nadie a nuestro paso como tónica general.

Los primeros kilómetros serán por plantaciones de almendros algunos olivos y con vistas a Sierra Nevada cuyas cumbres aún están cubiertas de nieve (nevaría días después otra vez por estas zonas). El camino poco a poco empeora hasta llegar a una zona de fuerte desnivel que tendremos que sortear bajados.

Al fondo las nieves de Sierra Nevada y el pueblo de Narila.

Llegando a una zona complicada y de fuerte desnivel, esperemos que esto no sea así todo el camino.

Superado esto una senda por una pradera nos marca el camino buscando el cruce con la carretera.

Bajada vertiginosa hasta la carretera

Pero antes una Rambla seca, algo raro dado la humedad de la que disfrutaremos todo el día y el año tan lluvioso que hemos tenido.

Llegando a la Carretera.

Currrrva y enfilamos una dura subida con público incluido hasta entrar en Yátor, pequeña pedanía de Cádiar.

Pasando por la vera del rio Yátor.

Subidón a Yátor...

Entrada a Yátor.

Yátor:

Citado varias veces por el hispanista Gerald Brenan en su libro "Al Sur de Granada" (1957). El escritor inglés comentó que era una aldea minera en la que sus hombres pasaban once meses en Linares mientras sus mujeres permanecían allí para cultivar la tierra. Por este motivo dice que el cura párroco de Yátor era el más feliz de La Alpujarra, por el número de mujeres que tenía para él sólo

Un cartel nos enseña lo que parece ser un reclamo turístico, “el Arco Romano”, que visitamos por supuesto.

El Arco Romano:

Situado en la calle La Umbría es un arco de gran tamaño y en excelente estado de conservación. Servia para trasvasar agua a un molino de aceite y harina por un canal que pasaba por encima de él.

En la plaza de la Constitución vestigios de un pasado cada día más lejano.

Por cosas que pasan, nos despistamos y después de subir y bajar por las dos únicas calles del pueblo, nos damos cuenta que de primeras íbamos bien en busca de la ermita de San Sebastián.

Ermita de San Sebástian.

Pasada la ermita comienza otra subida, y como no, en rampa muy dura hormigonada, poco a poco vamos subiendo este camino...

... pasando por algunas casas hasta la misma Ermita de Montenegro.

Al fondo el pueblo de Mecina Bombarón.

Ermita de Montenegro.

Donde unos azulejos nos explican el origen de la misma y el de la finca de Montenegro.

¿lo que fue la cortijada de Montenegro?

Pasada la ermita breve sube, baja, sube, baja con algún ajuste de transportín para seguir hasta la rampa dura que nos deja a las puertas del cementerio de Yégen.

Llegamos a la plaza de Yegen, que atravesamos y nos ponemos a buscar de nuevo la salida hasta tomar la subida a la carretera. Bonitas vista de las sierras cercanas y un verde intenso acompañan a este tramo.

Breve parada para tomarnos algo y continuamos por la carretera, hemos realizado algunas modificaciones para evitar el bajar un barranco y luego subirlo, por lo que el tramo de asfalto es más largo que el “oficial”.

Buscando Válor aparecen las primeras nieblas, pero altas. Tenemos una track nuevo para investigar, pero al ir a meternos por donde marca, tal es el desnivel en bajada que por poco salimos por encima del manillar, por lo que optamos por seguir por carretera y dejarnos de aventura.

Aunque nos hemos desviado del track no queremos pasar sin visitar el puente medieval de la Tableta, las fuertes y abundantes lluvias de este año 2012/2013 han hecho que se derrumbe parte no pudiendo transitar por encima de él dado el peligro que presenta.

Puente de la Tableta:

Puente Andalusí de la Tableta (S XIV), levantado sobre un puente romano anterior, ubicado en el antiguo Camino Real de Granada a Almería sobre el Río Válor.

Volvemos a la carretera subimos poco a poco hasta Válor, patria de Aben Humeya como un cartel en la subida nos recuerda.

Abén Humeya:

El nombre de Abén Humeya es la versión hispanizada del nombre árabe Ibn Umayya, que significa "Hijo de Umayya" haciendo alusión a un antepasado de los Omeyas.

Era miembro de una familia musulmana granadina que pactó su conversión durante la conquista de Granada. A cambio de su conversión y colaboración, los Reyes Católicos concedieron el señorío de Válor al abuelo de Abén Humeya, que había adoptado el nombre de Hernando de Córdoba, y el derecho a ser miembro del cabildo granadino. La familia fijó su residencia en Válor el Alto y añadió el nombre de Válor a su apellido, pasando a ser Córdoba y Válor, y consiguiendo el apodo de Los Valoríes.

Fernando de Córdoba y Válor nacido cristiano en Granada y llegó a ser Caballero veinticuatro de la ciudad de Granada, es decir miembro del cabildo municipal.

Tras el edicto real de Felipe II en 1567 prohibiendo la lengua árabe y berebere, estalló la insurrección de los moriscos en las Alpujarras, Fernando se unió a la sublevación, abjurando de las creencias cristianas y tomando el nombre de Muhammad ibn Umayya (que ha pasado al castellano como Abén Humeya). Merced a la influencia de su tío, se convirtió en el principal dirigente de la insurrección y fue proclamado rey de los moriscos en Béznar y coronado, bajo el "Olivo del moro", ubicado en Narila.

Inicialmente los rebeldes eran 4.000 sublevados pero acabaron combatiendo con una fuerza de 25.000 hombres contra las tropas reales mandadas sucesivamente por el marqués de Mondéjar, el marqués de los Vélez y don Juan de Austria al mando de 20.000 soldados. A pesar de que originalmente la iniciativa militar correspondió a los moriscos, no consiguieron tomar Berja.

Pronto surgieron disensiones entre los propios moriscos. Según unos historiadores, la arbitrariedad y tiranía que muestra Abén Humeya, junto con su carácter despótico y receloso, le hacen perder el apoyo de los rebeldes, siendo asesinado en su palacio de Laujar de Andarax el 20 de octubre de 1569, aunque otros dicen que fue asesinado por moriscos agentes de los castellanos. En cualquier caso, es sucedido por su primo Abén Aboo. La revuelta sería sofocada en 1571.

Válor - Laroles

Precioso tramo que continua recorriendo los blancos pueblos que escalan por las laderas de la falda de Sierra Nevada. Estos escasos doce kilómetros de ruta, nos permitirán recorrer bellos parajes y atravesar, a pesar de la corta distancia, las silenciosas calles de pequeños núcleos urbanos, atados cada uno a su arroyo, a su fértil vega y parados en el tiempo.

Desde Válor giraremos por carretera en dirección a Nechite, ascendiendo por sus empinadas rampas, no podemos dejar de mirar de reojo el paisaje que se abre a nuestra derecha, como racimos repartidos los pueblecitos y entre ellos, muchísima vegetación, al fondo se intuye en el horizonte la costa almeriense, la luz del mar.

Desde el mirador de Nechite parte el GR7 entre castaños, acequias y cultivos, que nos lleva hasta un arroyo. Para salir de ese barranco tocará empujar la máquina unos trescientos metros. Si vas con mucho peso en las alforjas, haz mejor este tramo por carretera. Los más hábiles a partir de aquí no tendrán problema para continuar sobre su máquina, dejando a nuestras espaldas la umbría del barranco y encarando la soleada ladera, siguiendo nuestro camino, no tardaremos en dar alcance a Mairena, que atravesaremos para aterrizar en la carretera principal, que dejaremos en pocos metros para subir hasta Júbar, pueblo que atravesaremos llegando hasta su iglesia, desde ella, nos olvidaremos por un momento del GR7, continuando de frente por una estrecha y serpenteante carretera que nos devolverá a la principal, ya con vistas a nuestro cercano destino, Laroles, donde destaca la torre de su iglesia, último pueblo de la Alpujarra Granadina y puerta de Almería.

Gran cantidad de fuentes en todos los pueblos.

Entrando y atravesando Válor.

Pasado Valor, ponemos las vista en otro pequeño pueblo: Nechite. Hemos sopesado la posibilidad de ahorrarnos este tramo dado que sabemos que pasado el río Nechite, viene una zona de empujing, pero optamos por dejar el recorrido lo más parecido al original posible, ya lo hemos modificado para ir por carretera una vez, y no queremos más modificaciones.

La soledad como tónica general en los pueblos que pasamos, ni un alma a quien preguntar, ni un alma a quien saludar en todo nuestro deambular por los cascos urbanos.

Atravesamos Nechite, como no, en subida y tomamos en las afueras un camino que baja al mismo rio, de pista a senda y de senda a empujar, hasta el mismo rio.

Lo que no esperábamos es que el rio fuera tan subido que tuviéramos que quitarnos las botas para poder pasarlo.

Pasado el rio iniciamos el empujing con vistas a Nechite. Los primeros metros son duros por el desnivel y el peso de las alforjas, luego la senda se suaviza pudiendo en algunos tramos hasta subir montados.

Al fondo Nechite, tan cerca, pero a la vez tan lejos.

Por fin salimos de la senda y tomamos pista que en suave bajada nos lleva a Mairena.

La llegada al pueblo como no podía ser de otra manera es en subida, paralelos al rio y por camino de tierra.

Nadie por las calles, que atravesamos en silencio, solo un chavalito nos ve y nos da conversación mientras llenamos agua un una fuente.

Salimos dirección al cercano Júbar, que está a menos de un kilómetro, al que llegamos en nada, lo atravesamos hasta una su iglesia...

Atravesando Júbar.

Pequeña iglesia de Júbar.

.. y continuamos, el chavalito de Mairena nos ha comentado que el pueblo de Laroles es más grande y tiene restaurantes y ya por la hora el hambre aprieta por lo que dedicimos comer en Laroles antes de afrontar la subida a Bayarcal y entrar en la provincia de Almería.

Tomando pista.

Después de un rato llegamos a Laroles

... vemos a una pareja en la plaza del pueblo y nos dicen que subamos para arriba que cerca de la carretera existe un mesón y es seguro que está abierto, pues nada, para arriba otra vez hasta encontrar el restaurante.

Achuchando para arriba.

Pequeño homenaje para entrar en calor, que la temperatura no subia, más bien bajada conforme avanzaba el día.

Laroles - Laujar de Andarax

Saldremos desde el pueblo de Laroles, más concretamente desde el camping “Finca Albaraka”. Ascenderemos hasta llegar al pueblo alpujarreño de Bayárcal, ya en la provincia de Almería. Bayárcal se encuentra situado en la falda del monte Chullo (2.611 m. pico más alto de la provincia), y el pueblo a una altitud de 1.255 m. a nivel del mar puede presumir de ser el pueblo más alto de la provincia de Almería, y según sus vecinos donde se respira el aire más puro de Europa. Sus viviendas son típicamente de tradición morisca. Destacan la hermosa talla de San Francisco Javier, el milenario castillo de Yniza y una de las fortificaciones más importantes de la Edad Media musulmana.

Dejaremos esta población por carretera para al poco abandonarla y seguir el GR-140 hasta salir de nuevo a la carretera a la altura de la Ermita de Nª Sª de los Remedios a las afueras de Paterna del Río, una población almeriense situada en la falda sur de la Sierra Nevada, concretamente en el tercio más oriental de la cordillera nevadense, en plena Alpujarra almeriense, y a 1.193 metros de altitud sobre el nivel del mar, al sur del Morrón del Chullo. Llegaremos hasta la plaza del ayuntamiento donde podremos observar un letrero al fondo, indicando dirección hacia Guarros a 5 Km. desde la plaza. Guarros, también conocido como “Los baños de Santiago”, goza de gran fama gracias a sus aguas termales las cuales tienen gran cantidad de propiedades minero-medicinales y gaseosas. Son especialmente buenas para enfermedades de piel.

Seguiremos por la pista asfaltada, dirección Guarros donde nos cruzaremos con la carretera que sube hacia el puerto de la Ragua.

Tras atravesar frondosos campos de almendros, álamos y viñas, anuncio del buen vino clarete de la tierra, nos encontramos con Laujar de Andarax, el mayor pueblo por población de La Alpujarra almeriense. Un hermoso paseo de árboles centenarios nos conducen hasta su plaza de toros, que encontraremos abierta si estamos entre el 15 y el 21 de septiembre, las fiestas de Nª Sra. De la Salud, las mas importantes junto con las de S. Vicente Mártir el 22 de Enero y la Semana Cultural en verano.

Un poco mas adelante, “La Plaza Mayor de las Alpujarras”, joya del pueblo, presidida por el Ayuntamiento, que data de 1792, a cuya izquierda se encuentra la “Fuente de los Cuatro Caños” de la que mana, desde 1684, agua de renombrada fama.

En la mima puerta del restaurante pasa la carretera que tenemos que tomar, en fuerte subida nos llevaría al Puerto de la Ragua. Para algunos esta subida nos sirvió para calentar y para otros todo lo contrario.

Conforme subimos de altitud, la niebla se hace más presente, y cuando ponemos dirección a Bayarcal, ya es una niebla densa que dificulta en algunos momentos el ver si viene algún vehículo de frente.

En subida.

La niebla hace acto de presencia.

Sobre esta zona entramos en la provincia de Almería, nuestra septima provincia, a esto cada día le queda menos.

Duras rampas por un camino solitario, tan solitario que sorprendemos a un grupo de cabras montesas en plena carretera.

Cerca de Bayarcal, las vistas son espectaculares.

Entramos a Bayarcal, el pueblo, según cuenta el cartel, más alto de Almería. El frio es intenso y la niebla y su humedad acentúan la sensación. La ropa que llevamos es acorde a lo que hemos tenido los días previos, temperaturas de casi 30 grados, anómalas para Abril, pero que nos condicionaron al hacer la maleta, ahora vemos que nos quedamos cortos de abrigo.

Reparamos una pequeña avería en la misma puerta del Ayuntamiento...

... y tomamos carretera una vez más buscando Paterna del Rio, ahora sí, la niebla casi no nos deja ver, es muy intensa y la humedad y el frio nos hacen pasar un muy mal rato, nada comparable con lo que nos esperaría al día siguiente, pero no adelantemos acontecimientos.

Hartos ya de carretera y por el peligro de la niebla, estamos deseando salirnos de ella.

Llegados a Paterna del Rio...

...en la que ni nos paramos y bajamos a la aldea de Guarros, bajada que hubiera sigo una delicia si no fuera por el frio.

Vista de Guarros.

Llegando a Guarros con más frio que otra cosa.

Pasado Guarros el rutómetro nos avisa de fuerte subida, pero nunca agradecimos tanto una subida como ese día, 2 kilómetros duros, pero que nos hicieron entrar en calor, para acometer el breve tramo que nos separaba ya de Laujar de Andarax.

Último esfuerzo, la subida acaba en estos pinos.

Desde aquí a Laujar una bonita y tranquila carretera nos espera.

En todos estos kilómetros no nos hemos olvidado de la "señalización"...

.. atravesamos Laujar por la calle principal y como la casita tiene cocina compramos en un supermercado para hacernos la cena.

Plaza de la Alpujarra y Ayuntamiento de Laujar.

La idea era parar en Laujar, pero al estar cerrado el hostal por descanso y el resto de alojamientos o eran caros o no alquilaban para una noche, optamos por irnos a Benecid, pedanía del vecino Fondón, por lo que con la compra en bolsas acometemos los últimos 5 km hasta llegar.

Llegamos, por fín, el dueño nos espera, metemos las bicis descargamos y nos damos una ducha calentiiiiiita y ponemos la calefacción para entrar en calor.

Domingo en el Valle, 80 € la casita entera.

Entrados en calor, iniciamos la tradicional ronda de bares, que en este caso se limita al bar del camping próximo y nada más.

En el Camping nos vieron cara de guiris o lo que sea pero la clavada fue de “grana y oro”, ahora comprendo los guiñes de Esteban al ir a pedir, para que dijéramos NO a las Alhambras, ahora comprendo.

Nos volvemos, que para que nos engañen siempre hay tiempo, y nos hacemos de comer en abundancia que esto ha costado la mitad que las cervezas.

Y a la cama que mañana tenemos ruta de esas buenas, buenas.

DÍA 2: Benecid (Fondón) - Almería

Laujar - Instinción

Saldremos desde Laujar de Andarax, y a escasos metros ya a las afueras del pueblo giraremos a mano izquierda, donde veremos un letrero que indica “Villa Turística,” para retomar el GR-140 y llegar hasta Fuente Victoria. Veremos cerca las primeras casas del pueblo, y su iglesia. Atravesaremos la población por la Calle Real. A un kilómetro escaso pasaremos por el pueblo de Fondón, que se encuentra situado en el valle alto del Río Andarax, a una altura de 846 metros sobre el nivel del mar, entre dos sistemas montañosos: Sierra de Gádor al sur y Sierra Nevada al norte. Parte de su término municipal se encuentra encuadrado en el Parque Natural de Sierra Nevada.

Antes de adentrarnos por el pueblo pasaremos cerca del camping, situado en un sitio inmejorable muy cercano al río.

Una vez que llegamos a Fondón pasaremos por la fuente principal. Y cuando tomemos el desvío hacia el GR-140 antes de abandonar el pueblo, cercano a un parque, pasaremos por la fábrica de quesos que recoge la tradición quesera de la comarca y aprovecha la excelente calidad de la leche de las ganaderías caprinas de la región. En frente de la quesería, podremos ver un secadero de jamones muy típico de la zona. También existe una panadería que elabora excelentes mantecados, y otros dulces, bastante famosos.

Proseguimos nuestro camino, abandonando el pueblo, y cruzaremos la carretera general, para coger la pista forestal que nos llevará directamente a Instinción. De esta pista forestal saldrá más adelante un desvío hacia Almócita, pero nosotros seguiremos en línea recta para ir pedaleando por la falda de la Sierra de Gádor, visitando cortijos, con almendros y olivos. El camino está en muy buenas condiciones, sobre todo al principio del mismo. Una amplia pista con un terreno en perfectas condiciones nos ayuda a pedalear por la Sierra, a nuestra derecha veremos siempre las altitudes que alcanza esta montaña, en invierno veremos gran cantidad de nieve en sus cumbres.

En el Km. 16 aproximadamente, pasaremos por las calles de la Barriada de Alcora, muy cerca de Canjáyar (a 4 kms. de la ruta, pero con alojamientos). Bajando por su calle principal, veremos a mano derecha un letrero las indicaciones del GR-140, tomando una pista asfaltada, entre pinares.

Otro pueblo que dejaremos a nuestra izquierda es Rágol, aunque nuestro trayecto no nos llevará a adentrarnos en él, ya que la ruta circula por montaña, lo dejaremos muy cerca, pudiéndolo tomar en el cruce, en el área recreativa del Cristal.

Esta zona de la ruta es bastante sombría, debido a la vegetación de pinos y por que la zona está encarada hacia el norte. La pista forestal, asfaltada en 2006, tiene tráfico nulo. Eso sí, nos encontraremos a senderistas por la zona. Atención en las curvas la bajada es bastante pronunciada y existe riesgo de que nos encontremos zonas mojadas en el terreno. Durante todo el trayecto nos encontraremos postes del sendero GR-140 que nos ayudan a seguir por el buen camino y que no nos desviemos.

Llegada a Instinción, antes de adentrarnos en el pueblo, lo estaremos viendo kilómetros antes debido a nuestra altitud.

Por las bellas calles de Instinción podremos encontrar las Casas Señoriales decimonónicas que ocupaban los burgueses de la época y nos invitan a conocerlas más detenidamente. Sin olvidar el Ayuntamiento y las distintas ermitas que pueblan la zona.

Amanece un nuevo día, nos asomamos a la puerta y vemos las nieblas de ayer, pero el cielo pinta distinto, algunos claros barruntan que el día abrirá. Con esa esperanza desayunamos y preparamos las mochilas.

Con la cosa de la cocina el desayuno en la misma casa

El cielo entre nubes y algún claro.

Primeros metros, al fondo Fondón (chiste facil) y el rio Andarax.

Atravesaremos Fondón hasta llegar a una pista en muy buen estado, al principio asfaltada y que luego se convierte en pista. Sin abandonarla nos lleva hasta la barriada de Alcora cerca de Instinción.

El camino tiene unos puentes muy elaborados, de aspecto antigüo que nos hacen sospechar que este camino no es de nueva construcción, y así es y tiene hasta su historia.

Camino de las fundiciones reales

Hasta el siglo XVIII, el único camino de comunicación entre los pueblos de la cuenca del Andaráx, es el propio lecho de este río, cuando el buen tiempo y las avenidas lo permitían.

De él partian pequeños y casi intransitables caminos de herradura que como una especie de red arterial, hacian posible la comunicación entre estos pueblos hasta bien entrado el siglo XX.

La explotación del plomo en la sierra de Gádor se remonta a la Prehistoria, pero con la creación en este siglo XVIII de dos Fundiciones Reales (Alcora y Presidio de Andaráx), se presenta la imperiosa necesidad de la construcción de una vía de comunicación rápida y que no dependa de que los caprichos meteorológicos entorpezcan el transporte.

El Camino de las Fundiciones Reales se crea durante las últimas décadas del siglo XVIII y principios del XIX, para enlazar de forma efectiva el puerto de la capital almeriense con estas explotaciones mineras y fundiciones de la Sierra de Gádor. El coste de la obra asciende a casi dos millones y medio de reales, obtenidos de las tasas de consumo de sal, que al igual que el plomo, eran monopolio Real.

El nuevo camino arranca desde el que yá unía la capital con Benahadux, a la altura de la finca de don Bernardo Campos y en su construcción se aplican las nuevas técnicas de la época, eliminando en lo posible las grandes cuestas y construyendo obras de fábrica para acortarlo al máximo en su trazado hasta la población de Presidio. El material transportado desde las Fundiciones era depositado hasta su embarque, en los Almacenes de la Renta del Plomo, ubicados en el barrio de la Chanca, cercano al Puerto de Almería. El proyecto del Camino no tiene en cuenta a los demás pueblos, sino que se ciñe exclusivamente a la cuestión minera, por lo que, en comunicaciones se refiere, todo continúa igual para los pueblos del Andaráx que deberán seguir utilizando sus caminos y el cauce del río.

Además del traslado del mineral fundido hasta el puerto, este Camino soportaba también la aproximación del mineral a las fundiciones, el esparto y leña que actuaban de combustible, y los enseres que abastecían al enorme bullicio de mineros en que se convirtió la sierra en el siglo XIX, así como la comunicación de los pueblos del Alto Andarax, Laujar, Fondón, Fuente Victoria y Benecid, que si se vieron favorecidos por su trazado.

Como en todo Camino, una serie de ventas se fueron instalando a lo largo del trazado para atender a los arrieros y sus recuas que en su mayor apogeo llegó a contar con más de 8.000 caballerías en la Sierra de Gádor.

El camino es suave, pero continuos sube-bajas va pasando por barrancos y algún que otro cortijo que aprovechan las pocas zonas de tierra fértil.

Cortijo Blanco.

La pista continua, en perfecto estado lo que nos hace que los kilómetros caigan de manera rápida, a la izquierda abajo el Andarax y su fértil vega, y por encima encaramados pueblos como Padules, Almócita, Canjáyar etc.

Una bajada rápida nos acerca a la Barriada de Alcora...

Saliendo de la barriada

Desde aquí la pista está asfaltada, aunque el tráfico es nulo, como pudimos comprobar.

Podemos observar como el aprovechamiento en bancales es extremo, ninguna parte se escapa de aprovechamiento.

La fertil vega del Andarax

Kilómetro a kilómetro nos vamos acercando a Instinción, lugar de comienzo de la dura subida

Pero antes tendremos que pasar, aunque no entremos en él por Ragol.

Seguimos, nos encontramos con ciclistas locales por la carretera y sin darnos cuenta estamos en Instinción,

como el desayuno queda muy atrás volvemos a desayunar, y de camino nos preparamos para lo que se nos viene encima. Nos tomamos un “colacado” en un barecillo, donde nos vuelven a ver caras de Guiris, o piensan que como no vamos a volver más por allí….

La iglesia de Instinción de pasada:

Re-desayunados iniciamos el tramo que más nos asusta hoy, el atravesar toda la sierra de Gador hasta Enix, más de 1000 metros de desnivel por pista que sumados a los que llevamos y nos quedan hasta Almería sumarán 100 km y sobre 2100 de desnivel.

En el barecillo nos dicen que porqué no tiramos por carretera que "para Almería es todo para abajo", nos gustan los caminos le comentamos.

Instinción - Enix

Saldremos desde el pueblo de Instinción, el cuenta kilómetros lo ponemos a cero a las afueras del pueblo, más concretamente en el hotel El Mirador de Instinción / La Kabila junto a la carretera que va hacia Almería. Pedalearemos por la carretera solamente unos 850 metros para desviarnos a mano derecha por un camino de tierra que cruza la Sierra de Gádor de norte a sur.

Estos primeros metros, son de una subida con bastante inclinación, pero después disminuye cuando nos acercamos al mirador de Instinción, donde podremos ver la ermita, que se nos quedará a unos cientos de metros por donde nosotros vamos pedaleando.

Las vistas en esta zona se caracterizan, por zonas sombrías de pinares. En este tramo veremos desde nuestra perspectiva, Sierra Nevada, Sierra de los Filabres, Sierra Alhamilla, y al frente los parajes desérticos de la zona de Tabernas.

Los primeros kilómetros del tramo son duros hasta que nos adentramos en un barranco precioso, Barranco Marín, por el que en época de lluvias discurren las aguas de la Sierra de Gádor. En el Km. 13 llegaremos a una bonita zona para hacer un descanso, caracterizado por unos cortijos y casas rurales donde predominan los cultivos de almendros.

Cruzaremos un puente y empezaremos de nuevo a ascender considerablemente dejando atrás nuestro camino, serpenteando por toda la sierra.

La zona antes de coronar, es la más bonita, por ser una zona verde y en sus partes más altas predominan paredes de roca caliza bellas de admirar.

Durante todo el recorrido, estaremos acompañados de muchas cortijadas de la zona.

Al coronar la sierra, pasando de una cara a otra, nos encontramos la Ermita de San Saturnino al lado del camino, un buen lugar para descansar pues la subida continua ha terminado. Tan solo unos pequeños repechos nos encontraremos, hasta empezar el largo descenso hacia Enix.

Tras 24 kms. desde el inicio se alcanza un collado junto a una balsa de agua entre almendros y cerezos que vuelca a la cara sur. Justo antes hay un cruce, de frente y coronando el collado llegaríamos a Félix, pero nosotros tomamos a la izquierda en bajada suave junto a pinos, cipreses y cedros para descender por el lado oriental de la sierra dando vistas en breve al parque eólico de Enix junto al que pasaremos poco después.

Pasado el Parque eólico alcanzamos la carretera que en 7 kilómetros casi siempre en bajada alcanzamos en poco tiempo la población del final de tramo: Enix.

Por carretera buscando el inicio de la pista.

El inicio de la pista es como mandan los cánones, por pista hormigonada que ya nos da una idea de la dureza que nos espera.

Los primeros metros son duros, luego sobre la ermita mirador de Instincion suaviza algo, pero no deja de ser una subida continua.

Los kilómetros van cayendo y una parada es perfecta para observar el cercano desierto de Tabernas, Sierra Alhamilla, las cumbres nevadas de Sierra Nevada y la Sierra de los Filabres, por la que tendremos que pasar camino de Jaén en nuestra vuelta a Andalucía, pero eso será en otro repor.

Sube que sube.

Al fondo sierras y más sierras, al frente subida.

Un pequeño mirador de nombre desconocido nos sirve de reagrupamiento y de zona de descanso, abajo del todo el Barranco Marín, que suponemos llevará agua en días de deshielo o fuertes lluvias.

Continuamos, llevamos poco más de 7 km desde que empezamos a subir y todavía nos quedan 13 km.

Al fondo vemos una carretera en la zona alta del cerro, la pregunta es general ¿por ahí? Pues si, por ahí va nuestra ruta.

Llegando a una zona de cortijos y cultivos predominantemente almendros, la subida da un respiro para inmediatamente después iniciar una serie de curvas y recurvas que nos harán ganar altura de manera rápida, encarando los últimos 8 km de subida.

¡Vamos! Ya solo quedan 5 km, ¡pero qué 5 km!.

Parada para pegar unas pegatinas, y seguimos, allí arriba detrás de esa curva..... ya queda menos.

Subimos eso y casi estamos [Pulsar la imagen para ampliar].

Pasado lo más malo, una serie de cortijos y algunos vecinos nos hacen volver a la civilización. El cortijo de las Suertes, parece que nos estába esperando, con ese bonito sillón de piedra y su techado.

Reagrupados iniciamos la bajada a Enix, pasando por la Ermita de San Saturnino.

Unas nubes, cada vez más cercanas nos llevan mosqueando desde abajo, conforme subíamos vemos que no se van, con lo cual, al igual que ayer, la niebla nos va a acompañar, ¿pero por cuánto tiempo?.

Vamos progresando en busca del siguiente hito, que es la balsa de la Chanata, y llega un momento que la niebla y el frio hacen acto de presencia.

La balsa ni la vemos, pero nos damos un susto con una persona que nos sale de la nada, ¡menudo día para pasear! pensamos, aunque él pensaría lo mismo de tres tios en bici por esas sierras y con el día que hacia.

Por un momento pensamos que la niebla se va a disipar, pero nada, se hace más densa y eso sumado a la bajada hace la que sensación térmica sea baja.

Pasando el parque eólico, ni vemos los molinos, y no es exagerado el decirlo.

Solo con ganas de llegar a Enix y parar en algún lugar calentito, bajamos a tumba abierta. Paramos para ponernos, hasta bolsas de basura y la ropa "de calle". Salimos del parque eólico y por la carretera plato grande y a correr, son los 7 Km en bajada que más frio me han hecho pasar en bici en mi vida. ¿fotos?, ¡para eso teniamos las manos!.

Cruce con la carretera, con una intensa niebla.

El paisaje estaba precioso, verde y con esa niebla le daba un encanto especial, pero de reojo, que las ganas de llegar eran muchas.

Entrando en Enix, parece que el sufrimiento se acaba, la niebla deja ver algo y podemos ver el “mar de plásticos” de El Ejido.

¿Frio? una imagen vale más que mil palabras.

Cerca de la plaza del pueblo, nos metemos en el primer bar a calentarnos y de camino comer.

Enix - Almería

Saldremos desde el mismo pueblo de Enix, más concretamente desde la Plaza del Ayuntamiento, dónde se sitúa también la Iglesia. Este tramo discurre por el camino antiguo que enlazaba Almería capital con Enix.

Tomaremos la calle “Monseñor Justo Muyor García”, para llegar hasta la fuente de agua, donde en frente de ella se sitúa un antiguo lavadero.

Los próximos 8 Km. transcurren por un camino de asfalto estrecho, que va hacia los cortijos y parcelas de la zona, por lo que el tráfico es prácticamente nulo, pues los vehículos que nos encontraremos serán agrícolas.

Los primeros kilómetros del camino transcurren por el valle de Enix, hasta que empecemos a subir un pequeño puerto, por carretera estrecha pero muy empinada, donde empezará la bajada hacia Almería por la pista de tierra. Se trata de una antigua vía romana.

Una vez iniciado el descenso por la pista, los próximos 3 Km. tendremos que extremar las precauciones, pues el camino tiene durante esta distancia algunos tramos con gran cantidad de piedras de considerable tamaño.

Durante el descenso veremos algunos cortijos, y cuando nos acerquemos a la ciudad podremos observar las bellas vistas que tenemos. Podremos distinguir la ciudad de Almería, el puerto, la Alcazaba, el Cabo de Gata e incluso en ciertos puntos cuando no exista niebla en la mar se puede divisar desde las zonas más altas el continente africano.

Aunque la pista es muy rápida, y para aquellos que disfrutan con el descenso, es una muy buena bajada, merece la pena pararse de vez en cuando para observar las vistas panorámicas de la costa mediterránea en esta zona.

Al llegar a Almería la pista de tierra se convierte en una calle del barrio “El Quemadero”.

Ya calentitos y con otra cara, iniciamos el tramo desde Enix hasta Almería, nos quedan 25 km y son casi todos en bajada, bueno casi todos, algún repecho importante nos encontraremos.

El tramo discurre por una carretera solitaria, de buen firme, que pasa por las bodegas Ánfora y que muere en un cortijo, pero antes de eso tomaremos el mal denominado “Camino Romano”, que es una pista de piedras como puños que nos harán pasar un muy mal rato los primeros kilómetros.

Antes de llegar al desvío, a lo lejos divisamos Aguadulce, o eso creemos, el mar era seguro.

Cruce y comienzo de la pista de piedras y del peligroso descenso ¿fotos? me faltaban manos para sujetarme a la bici.

Poco a poco la pista mejora algo, el tiempo abre, pero sigue siendo peligrosa para bajar muy rápido, las vistas de la ciudad de Almería son cada vez mejores y podemos incluso distinguir Cabo de Gata.

Pista y pista, curva y recurva, vamos acercándonos a Almería.

Alcazaba.

Currrrrrrrrrva y recurrrrrrrrrrrrrrva

Y por fin entrando a Almería.

En Almería hemos preparado el track para que nos lleve a una gasolinera, para limpiar las bicis, hemos prometido llevarlas limpias al Hotel.

El tiempo ha cambiado y si decimos que hemos pasado frio seguro que se rien de nosotros, un solecito de abril nos calienta las espaldas mientras limpiamos las bicis.

Después por avenida y en descenso al Hotel de hoy: Hotel Costasol, 75 € por la habitación triple.

Duchados y cambiados salimos a dar un paseo por la zona, visitando el Cable inglés y el monumento a los almerienses muertos en Mathausen

El cable Inglés

El cable inglés:

El cargadero de mineral, llamado “Cable Inglés”, está situado en la Playa de las Almadrabillas, junto al muelle de levante y en la terminal de un ramal de la vía férrea. Fue en un principio propiedad de la compañía minera inglesa “The Alquife Mines Railway Limited” (de ahí su nombre), que obtuvo la concesión en 1901, emprendiendo inmediatamente la construcción en 1902.

Monumento a los almerienses de Mauthausen

Monumento a la Tolerancia

Junto a El Cable Inglés, en el mismo Parque de las Almadrabillas, se erige el monumento dedicado a las víctimas almerienses del holocausto nazi. Es obra de la almeriense Mª Ángeles Lázaro Guil y fue inaugurada en 1999 por iniciativa del último almeriense superviviente de los campos de concentración, Antonio Muñoz Zamora, el cual salvó su vida gracias a otro español que escribió en su ficha de entrada a la cámara de gas: "exterminado".

El monumento rememora a los 252 almerienses que, entre 1940 y 1945, estuvieron presos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen (Austria), y de los cuales 142 no sobrevivieron. Este es el mismo número de columnas de cemento (142) que componen el conjunto y rodean una parte central que representa los trabajos forzados que estos almerienses tuvieron que realizar.

Ronda de bares, pero como nos volvieron a ver cara de Guiris, “una y no más Santo Tomás”

Terminamos comiendo en cualquier sitio.

Paseito por los alrededores y mucha agua, para digerir las pizzas y a la cama que mañana…. ¡¡¡No!!! mañana no, mañana nos levantamos y de turismo por la ciudad y para casita.

DIA 3

Nos levantamos y nada, porque no tenemos nada que hacer hasta que salga el bus a las 14 hroas. La costumbre de madrugar hace que a las 8.30 ya estemos todos deseando levantarnos, preparamos macutos y demás y los dejamos junto a las bicis que amablemente nos metieron bajo llave en un saloncito.

Y de turismo que nos vamos. Por la zona de la Catedral.

Catedral de Almería:

La catedral se empieza a construir en el año 1524, tras el terremoto que en 1522 destruyera la primera, que estaba situada en la Medina, sobre la Antigua Mezquita Mayor. Su característica principal es la de ser catedral-fortaleza, porque se construye tanto para el culto religioso como para refugiarse la población de los ataques de piratas berberiscos. Característica ésta que se puede observar en su fachada principal: empleo de grandes contrafuertes y torreones en sus esquinas, muros macizos y la decoración concentrada en su portada principal, donde campean el escudo de Carlos I de España y V de Alemania, y el del Obispo Fundador de la catedral, Fray Diego Fernández de Villalán. La portada lateral de la calle Velázquez, y denominada de “Los Perdones”, es del mismo estilo renacentista que la principal, aunque de decoración más sencilla.

El Cerro San Cristóbal

Muralla de Jayrán y Cerro de San Cristóbal:

Desde la Alcazaba, desciende hacia el norte a través del Barranco de la Hoya, una línea de muralla que llega hasta el Cerro de San Cristóbal, construida en tiempos del rey Jairán (1012-1028) en el siglo XI. Son los restos que quedan del amurallamiento del barrio de la musalla, que desde el cerro descendería por la actual calle Antonio Vico.

En el cerro, conocido en época musulmana como Monte Laham, se encuentran siete torreones, tres musulmanes de planta cuadrada y cuatro cristianos de planta semicircular, éstos construidos por los templarios de Alfonso VII, que hicieron del lugar un fuerte-capilla tras la conquista cristiana de la ciudad al mando de las tropas de Alfonso VII en 1147.

En dicho cerro, que es un impresionante mirador de la ciudad, se encuentra sobre un gran pedestal, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, de mármol de Macael, restaurada en el año 2000 (la obra original desapareció durante la Guerra Civil) que bendice la ciudad y el Mar Mediterráneo.

y las cercanías de la Alcazaba.[Pulsa la imagen para ampliar]

La Alcazaba:

La Alcazaba, con sus 1430 m. de perímetro amurallado, es, después de la Alhambra, la construcción musulmana más grande de España. Fue construida a instancias de Abderramán III en el siglo X, tras la fundación de la ciudad. Es una fortaleza que consta de tres recintos, los dos primeros musulmanes y un último cristiano, construido tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, acaecida en el año 1489.

La fortaleza está situada en un cerro, dominando el núcleo primitivo de la ciudad, la medina. En ella, nos encontramos con un primer recinto, donde existe una extensa zona ajardinada reconstruida y aljibes de época musulmana.

En el recorrido de vuelta al hotel buscamos un supermercado y compramos la comida, para que no nos vuelvan a ver cara de de guiris, una vez más.

Y llegada la hora, cogemos las bicis y nos desplazamos hasta la misma estación del tren/autobús por las calles de Almería.

En los mismísimos andenes nos comemos las viandas y esperamos pacientes el bus.

Llega, y esta vez sin sobresaltos ningunos (tenemos los billetes comprados por internet) montamos las bicis y para Cádiar, 3 horitas de viaje pasando y parando por tooooooooodos los pueblos, pedanías, aldeas y curvas imaginables.

Abandonando la costa y subiendo para la sierra, el tiempo se complica y llegando a Albondón la niebla hace acto de presencia haciendo los últimos kilómetros bastante peligrosos.

Empieza la niebla

Y ahora si que hay niebla.

En Cádiar llueve copiosamente, montamos las bicis en el coche y nos preparamos para el viaje de vuelta, pero antes una merienda rápida.

El cansancio se nota.

Y vuelta a casa, después de 2 días intensos y fríos ¡Ir a Almería a pasar frio! A quién se le diga no se lo cree.

Información de la ruta:

DISTANCIA: 152 kilómetros 500 metros

ASCENCION ACUMULADA: 3.265 metros.

ALTURA MÁXIMA: 1454 metros

ALTURA MÍNIMA: 7 metros

Foto de grupo:

Gracias a todos.

    Ir a:
  Inicio

Inicio reportajes Transándalus

  Etapa 1 Cardeña - Fuente Obejuna
  Etapa 2 El Colmenar - Jimera de Libar
  Etapa 3 Jimera de Libar - Antequera
  Etapa 4 Fuente Obejuna - Aracena
  Etapa 5 Aracena - Sanlúcar de Barrameda
  Etapa 6 Puerto de Santa María - El Colmenar
  Etapa 7 Antequera - Nigüelas
  Etapa 8 Nigüelas - Cadiar
  Etapa 9 Cádiar - Almería
  Etapa 10 Almería - Baza
  Etapa 11 Baza - Cardeña
     
 
C.D. de Senderismo y Bicicleta de Montaña " El Pozuelo " Fernán Núñez (Córdoba) [España]