|Contactar |
 
Disfrutar en la naturaleza es nuestra pasión
 
Fotos de Actividades

ACUEDUCTO DE SAN TELMO

Por el antiguo recorrido de la traida de aguas a Málaga

jueves 3 de enero de 2013

El Acueducto de San Telmo es una obra de ingeniería declarada Bien de Interés Cultural en calidad de sitio histórico. Está situada en el distrito Ciudad Jardín de Málaga. Está considerado como una de las obras de ingeniería hidráulica más importantes del siglo XVIII en España. Permitía llevar agua del Guadalmedina hasta la ciudad a través de sus 10,8 km de longitud, con 33 puentes, 30 acueductos y varias arcas. Fue diseñado por el arquitecto Martín de Aldehuela, llevándose a cabo su construcción entre octubre de 1782 y septiembre de 1784.

El promotor del proyecto fue José de Molina Lario y Navarro, obispo de la diócesis de Málaga. Las razones por las que se realizó la obra fueron la extensa y creciente población de Málaga y el auge comercial que estaba tomando la ciudad. Carlos III, por mediación del conde de Floridablanca, aprobó el proyecto mediante Real Orden de 21/9/1782.

El patrón de los navegantes, San Telmo, presta uno de los nombres por el que se conoce la obra de ingeniería que nos ocupa, porque los beneficios económicos que el acueducto generaba se aplicaron al mantenimiento del Colegio de Náutica, otra interesante creación ilustrada del obispo Molina Lario.

Descripción:

Esta ruta la tenia en mente desde hace años, un viejo libro donde aun no se hablaba de la autovía a Málaga describía la posibilidad de visitar la toma de agua de esta vieja construcción hidráulica, nosotros lo hacemos aun más dificil y queremos llegar a Málaga por su trayecto original ¿lo conseguiremos?.

Mucha gente nos reunimos a esta salida casi aventura de ir por encima del mismo acueducto.

Quedamos temprano, vamos a organizar los coches dejando unos al comienzo y otros al final del recorrido, de manera que con algunos transbordos de senderistas nos ahorremos el tomar buses urbanos o volvernos por nuestros pasos.

Llegamos a la Venta Las Pitas pasado el Pantano del Agujero en el acceso antiguo a Málaga y llevamos algunos coches a Ciudad Jardín. Una vez todos juntos iniciamos la marcha, bajando al mismo cauce del Guadalmedina.

La primera parada es el Molino del Inca (molino del siglo XVIII), que se puede decir el origen de situación del acueducto, pues se basaron en sus captaciones para situar la toma de aguas en ese lugar.

El Molino del Inca queda debajo de uno de los viaductos que salvan al Guadalmedina, en nuestras indicaciones dicha autovía aun no está en contrucción, por lo que tenemos el miedo que la misma nos impida el poder continuar más adelante.

Una vez situados en el Molino, el que visitamos, debemos de subir Guadalmedina arriba para llegar a la presa de Captación. La elección de la toma de agua se fijó a una cota suficiente para que el agua pudiese llegar a sus distintos puntos de destino en caída por gravedad.

En el camino restos hidráulicos, que desconocemos el nombre y el uso, aunque creemos que es un molino batanero.

Y alguna dificultad, no en vano vamos a la aventura por medio del cauce.

Un nuevo viaducto, ya tenemos cerca la presa de captación, y el inicio oficial de la ruta, lo otro ha sido un calentamiento.

Debajo justo de este viaducto encontramos la presa de captación, los restos antiguos se mezclan con reconstrucciones modernas, de aspecto más que discutible.

La presa atraviesa diagonalmente el cauce del río y por su costado izquierdo según descienden las aguas se encuentra la entrada al acueducto. Por encima de esta presa se sacó todo el sedimento del río en un tramo de 50 metros y se llenó de piedra sin labrar y sin mezcla, para que se filtrase el agua hacia la pared de la presa y de esta forma se dirigía hacia la entrada del acueducto. A esta técnica se le conoce con el nombre de "empalomado".

Aspecto general de la captación.

Comienza la ruta en si, pero a este lado del rio, por lo que todos a la izquierda, y que cada uno cruce como pueda.

Después de un rato ya estamos todos los expedicionarios en la lado correcto e iniciamos la ruta por la misma acequia del acueducto.

Al ir por encima el desnivel es mínimo, en un primer momento no nos daremos cuenta, pero poco a poco veremos como el Guadalmedina va quedando cada vez más abajo de nosotros.

Hasta el arroyo Humaina discurre con un desnivel del 0,083%, o lo que es lo mismo 8,3 centímetros cada 100 metros. Desde aquí hay otro tramo en el que se alcanza el 0,11% y en el tramo final es del 0,17%. Esto hace que el agua discurra de forma serena por su cauce, y además mantiene elevación suficiente para las caídas necesarias en los molinos.

El acueducto, aun teniendo más de dos siglos de antigüedad, sigue cumpliendo la mision para la que fue construido, que no es otra que transportar agua, pero las obras, desprendimientos y sobre todo la dejadez, le están pasando factura, como pudimos comprobar en algunos tramos.

Conforme avanzamos, vamos descubriendo algunas de sus alcantarillas, túneles, alcubillas, respiraderos, descansos, molinos asociados y puentes.

Algunas zonas presentaban pasos más "salvajes" aunque como norma general el avance no era penoso.

Puente de los Ciegos.

Caminando siempre por encima del muro de unos 60 cm de anchura. En su origen todo el tramo iba embovedado, pero el paso del tiempo ha hecho que gran parte del mismo haya desaparecido.

El molino del Inca se puede ver a la derecha, bajo el viaducto de la autovía.

Avanzamos, y no llevamos ni 800 metros y ya podemos observar el gran desnivel que presenta el Guadalmedina con respecto al recorrido del agua del Acueducto. [Pulsar imagen para ampliar],

Aparte del citado Molin del Inca, son muchos los restos de molinos que veremos en el camino, la misma contrucción del acueducto preveía la construcción de molinos para así subragar parte del mantenimiento de la obra. Así se le hizo entender al Conde de Floridablanca, como interlocutor con el rey, en su momento para que aportara parte del dinero que se necesitaba para terminar la obra una vez muerto el gran patrocinador de la misma el obispo Molina Lario.

Pasando el puente de "La Apartá", y nos acercamos al final de la parte más visible, a partir de aquí el camino es dificial, debido a las obras de lo que se conoce como "nuevo acceso a Málaga", la N331 inaugurada en 1973, destruyó parte de la obra, incluidos puentes, alcubillas y cauce.

La A-45 a su paso por encima del acueducto.

A partir de aqui la orientación es a ojo, por los restos de conducciones y porque no tenemos otro camino.

Muy cerca del arroyo Humaina el desnivel con respecto al Guadalmedina ya es más que considerable.

De aqui tomamos en subida hasta llegar a una pequeña carretera que seguiremos hasta encontrar el puente sobre el arroyo Humaina, que se encuentra a 2760 metros de la presa de captación. Este puente-acueducto tiene 75 metros de longitud, 15 de altura y cuatro ojos, con arcos de 7 metros de diámetro. El grosor de este puente en la parte superior es de 2,5 metros, siendo en la inferior de 5,85 metros.

Pero antes tendremos que subir.

El acueducto sobre el Humaina se encuentra "atrapado" actualmente entre el gran viaducto nº 1 de la N331-A45 y otro, de construcción más reciente, hecho para librar a los vecinos de un caserío próximo del aislamiento que sufrían tras el desdoblamiento de la citada carretera para convertirla en autovía en 1992.

A partir de este tramo el acueducto se "pierde" y tenemos que avanzar por la misma carretera, buscando la finca "La Tana".

Entramo en la finca, al ver las puertas abiertas y entre naranjos buscamos el acueducto para seguir sobre el mismo, pero cuando lo encontramos...

... una reja nos impide el paso, y aunque bajamos la cauce del arroyuelo, otra valla metálica nos impide el paso, por lo que tenemos que darnos la vuelta y buscar un paso alternativo.

Puente de la Majadilla.

Cuanta gente se habrá metido por este puente para robar naranjas....

Pues media vuelta y buscando un camino.

Nos ponemos a la altura del puente, y seguimos la acequia, no sin trabajos, buscando el siguiente puente.

Y lo encontramos claro está, y como lleva agua algunos nos ponemos a buscar un paso alternativo....

Puente del "Ahorcado"

Y otros no tienen tanta paciencia...

Proseguimos, desde la finca la Tana, el acueducto poco a poco pierde su sentido, pues deja de regar fincas, y eso se nota en sus proximidades, llenas de vegetación que impiden el caminar.

Aunque cercanos, nos cuesta llegar a cada uno de los puentes, por la comentada maleza y en este caso por alambre de espino que nos hace dar una rodeo para llegar a ver el puente de "El Pastelero", confundido por la vegetación que lo rodea.

Junto a este puente está la entrada a los Montes de Málaga. Aunque solo llevemos unos escasos 5 kilómetros, el buscar el camino correcto y pasar todas los obstáculos que nos hemos ido encontrando en el camino, hacen que sea ya la hora de comer, por lo que antes de visitar el viaducto del arroyo Hondo y junto a los antiguos Molinos de San Telmo, comemos el bocata.

Y lo comemos en el mismo cauce, donde quedan restos de captaciones y derivaciones de agua al acueducto.

Comidos y sin perder tiempo iniciamos la marcha para visitar elcercano viaducto del Arroyo Hondo

A partir de este punto el acueducto se encuentra en peor estado, no siendo el agua aprovechada.

El Puente de Arroyo Hondo, con cuarenta y cinco metros de longitud y quince de altura, con dos ojos formados por arcos de medio punto de 5,4 metros de diámetro, está realizado en fábrica de ladrillo.

Continuamos por los restos de canalización que poco a poco van perdiendo el agua hasta llegar un momento en el que el mismo deja de prestar la funcion para el que fue construido.

La maleza se a apoderado de todo.

Nuevo puente, del cual se filtraba una gran cantidad de agua.

Esta alcubilla, junto al Hospital San Juan de Dios, es la última construcción con algo de humedad, a partir de aquí el agua desaparece, y la acequia del mismo aparece seca.

Ya sin agua, pero por el recorrido original buscando el corte por parte de la ronda Este de Málaga, que partio definitivamente el acueducto en dos, dejando una parte rutal y otra urbana perdida e integrada dentro de la zona de expansión.

Pasando el Puente de la Tabla o Puente del Arroyo del Sastre, ya cerca de la Ronda Este.

Y el último puente que visitamos, el Puente del Leoncillo.

Que la ronda supultó.

De aqui para entrar en Málaga cogeremos el falso túnel de San Jose hasta Ciudad Jardin iniciando la segunda parte de la ruta, la parte urbana, que va a ser la más complicada, tanto que la idea original de poder hacer el recorrido completo de desvanece, pensando en llegar solo al viaducto del Arroyo Quintana, el más espectacular de todos.

El recorido urbano es por las calles y tenemos que ir buscando restos calle por calle, al final encontramos este resto. que nos hace orientarnos para encontrar el cercano del Arroyo Quintana.

Restos del acueducto en "el Jardín de Málaga"

Segumos caminando hasta encontrarlo.

El Puente de Arroyo Quintana, el más largo de todo el Acueducto, que tuvo trece ojos -de los que se conservan diez, aunque se le llame popularmente de los once ojos- siendo el central de mayor luz.

El arco central tiene 7 metros de luz, mientras el resto tienen 5,3 metros

Ya es tarde y nos falta más de 2 kilómetros para llegar al final por lo que decidimos dejar aquí la ruta, aunque la idea era ir al final original del acueducto, llegando hasta el arca principal de distribución y luego visitar el lugar donde se encuentra enterrado el arquitecto de toda esta obra, Martin de Aldehuela. Pero el cansancio y lo penoso de intentar ir siempre por el recorrido original hacen que lo dejemos para otro día. Dando aquí por concluida la ruta.

Algunos datos de interés del acueducto.

Videos sobre el acueducto (año 1992)

 

Información de la ruta:

DISTANCIA: 11 kilómetros 100 metros

ASCENCION ACUMULADA: 122 metros.

DESCENSO ACUMULADA: 176 metros.

ALTURA MÁXIMA: 137 metros

ALTURA MÍNIMA: 38 metros

Foto de grupo:

Gracias a todos.

C.D. de Senderismo y Bicicleta de Montaña " El Pozuelo " Fernán Núñez (Córdoba) [España]