|Contactar |
 
Disfrutar en la naturaleza es nuestra pasión
 
Fotos de Actividades

Visita cultural a Minas de Rio Tinto

Minas, casa inglesa, museo y tren de vapor

4 de marzo de 2012

Ruta familiar en la que visitaremos el museo de las minas de Rio Tinto, incluyendo en la visita el tren de vapor en funcionamiento más antiguo de España.

Descripción:

Ruta familiar y cultural a las minas de Rio Tinto, que dado que queremos montarnos en el tren de vapor no hemos podido realizar hasta el 4 de marzo, dado la demanda que tiene, estando 4 meses esperando la cita.

Salimos no muy temprano, nos esperan sobre las 10.30 para inicar la visita al museo.

Llegamos con la hora perfecta a las puestas del museo, nos están esperando y entramos.

Museo Minero

Edificio que albergó el hospital de la empresa Río Tinto Company Limited, compañía británica que explotó las minas entre 1873 hasta 1954 y está situado en la colina sur de El Valle (Minas de Riotinto Huelva). El edificio original del Hospital fue proyectado por el arquitecto británico R.H. Morgan en 1925. Consiste en un edificio de cuatro cuerpos paralelos unidos por una pasillo central que los cruza por su parte central con cubierta a dos y cuatros aguas mediante teja plana de tipo inglés. El hospital fue terminado de construir e inaugurado en el año 1927 con un gasto de 23.720 £ ( 779,743,70 Ptas. de la época ). Siendo su función la atención sanitaria de los empleados de la Río Tinto Company Limited, tanto personal británico como español e incluso aquellas personas residentes en la zona sin relación con la compañía británica que no tenían medios para costearse su propia sanidad las llamadas “camas de gracia”.

En 1965 fue ampliado con nuevas salas. Posteriormente, uno de los cuerpos del edificio original fue segregado del resto y convertido en el centro de salud que hoy se encuentra junto al museo. Desde finales de la década de los 80 Fundación Río Tinto acomete un proyecto de recuperación del antiguo hospital siguiendo las directrices de la arquitectura inglesa original, con el objeto de albergar los depósitos arqueológicos e históricos generados por los 5.000 años de explotación minera en la comarca. En 1992 este edificio vuelve a abrir sus puertas con una nueva función, ser la sede del Museo Minero.

Diferentes salas, incluyendo locomotoras y vagones de lujo de los antiguos dueños, podemos ver en el interior del museo.

Vagón del Maharajá

Vagón del antiguo ferrocarril minero de Riotinto conocido como el del Maharajá y que fué utlizado para el transporte de los directivos ingleses de la mina.

Es el vagón de vía estrecha más lujoso del mundo.

Actualmente se encuentra preservado en el Museo Minero.

Pasaremos a ver una reproducción de una mina romana, de 250 metros de recorrido y que  recrea las condiciones de trabajo de la época.

Finalizado la visita al museo, la siguiente parte es la visita a la casa 21, una casa del antiguo barrio ingles restaurada y que podemos contemplar como estaba en su momento.

Casa 21

En 1873 un consorcio financiero extranjero con mayoría de capital británico compró las minas de Riotinto, constituyendo la empresa Río Tinto Company Limited Iniciándose así la presencia británica en la Cuenca Minera de Río Tinto que perdurará hasta 1954.

Desde el primer momento la dirección técnica de las labores mineras será llevada a cabo por técnicos extranjeros, principalmente británicos. En un principio se alojaron en el antiguo pueblo de Riotinto, pero por un lado, el hecho de que la expansión minera en Filón Sur iba a afectar el pueblo y por otro la proximidad a los trabajadores, lo cual equivalía a estar en la primera línea de los distintos movimientos obreros, hizo que en 1883 el nuevo director general Charles Prebble decidiera con la aprobación de la compañía minera la construcción de un barrio donde albergar el staff. Para ello eligió una pequeña colina de antiguas escorias al oeste del pueblo, lugar con una “bella vista” sobre la sierra, valles y planicies que se denominó Bella Vista.

Las primeras casas construidas fueron la Casa Consejo (Vivienda del General Manager) y una hilera de diez casas. En 1895 se construyeron otras diez casas, entre ellas la que nos ocupa.

Casa 21

La Casa nº 21 posee tres plantas y dos jardines con una superficie total de 540 m2, distribuidos en tres plantas:

Planta Baja: En ella se sitúa la zona donde se realizaba la vida diaria (comedor, salón, vestíbulo, jardín delantero y trasero etc). Además de las zonas de servicio (cocina, lavadero, leñera, wc del servicio, etc)

Primera Planta: En esta zona se ubican los dormitorios, el estudio y el wc.

Segunda Planta: donde se sitúa las habitaciones del servicio doméstico y el trastero y el cuarto de juegos.

Vivienda del General Manager (el jefe supremo de todo esto).

Casas de los ingenieros:

Casa de los administrativos:

Y los mineros ¿como eran sus casas?

Siempre hubo clases y clases....

Terminada la visita nos desplazaremos hasta la mina de Peña de Hierro, una mina a cielo abierta restaurada para la visita y que está en las cercanias de Nerva.

En el camino montañas y montañas de escorias dan la idea de lo que aquí hubo en la edad de oro de las minas.

Mina de Peña de Hierro

La mina de Peña de Hierro (Nerva, Huelva) se encuentra en el extremo norte-oriental del anticlinal de Riotinto, a unos 10 Kms. de la población de Minas de Riotinto y a unos 3 Kms. de la de Nerva. Se trata de una mina menor comparadas con las de Riotinto pero con unas leyes en metales bastante altas. Debe su nombre al gran crestón ferruginoso que corona la mina a cielo abierto.

Su historia se remonta a la época Romana, pero su mayor productividad se encuadra desde mediados del siglo XIX a tercer cuarto del siglo XX. En la época contemporánea las concesiones mineras fueron varias, desde la de Agapito Artaloitia (1853-1883), pasando por la de “The Peninsular Copper Company” (1883-1900), “The Peña Copper Mine Limited” (1901-1955), “Compañía Nacional de Piritas S.A.”(1955-1960) y finalmente pasó a manos de “Riotinto Patiño” para cerrar definitivamente en 1972.

Peña de Hierro al igual que todas las minas del entorno está situada en una región geológica llamada la Faja Pirítica Ibérica, materiales con una edad de 300 millones de años y con un origen volcánico sedimentario. Por esta razón estas tierras poseen gran cantidad de metales y sulfuros, materiales que han sido la base de la producción de toda esta comarca.

Las Piritas extraídas en Peña de Hierro mediante sistema de voladuras y cámaras subterráneas y posterior tratamiento físico y químico, sirvieron para la obtención sobre todo de cobre, azufre y otros polimetálicos. Estos productos eran introducidos en el mercado mediante transporte ferroviario destino Huelva o Sevilla.

Esta actividad minera contemporánea de 120 años ha dejado una gran huella en el terreno. Una CORTA (mina a cielo abierto) de 330 m. en su eje mayor, 190 m. en su eje menor y una profundidad de 85 m. además de un POZO (mina subterránea) de 155 m. de profundidad dividido en 12 niveles.

La entrada es una boca de mina de 200 metros de longitud y en la que podremos ver las diferentes formas en la que se sustentaban los túneles para dar seguridad a los mineros, ademas de un pozo, hoy inundado, que daba acceso a las profundidades de la mina.

Antes de nada un poco de seguridad, aunque como se nos caiga la mina, poco van a poder hacer los cascos...

Y por fin la mina

La mina en toda su extensión [Pulsar sobre la imagen para ampliar]

Finalizada la visita, tiempo para comer o dar una vuelta por el pueblo...

... y camino al tren de vapor, que llevamos 4 meses esperando cita para poder venir.

Ferrocarril Minero

En fechas anteriores de la construcción del Ferrocarril la conexión de la Comarca de Riotinto con el puerto de Huelva para el transporte del mineral y abastecimiento de la zona se producía mediante diligencias, carros de bueyes o a lomo de mulas hasta unos kilómetros antes de llegar a Valverde del Camino para enlazar con el ferrocarril de Buitrón y bajar hasta San Juan del Puerto, donde mediante barcazas recorriendo el tramo final del Río Tinto se llegaba hasta los barcos atracados en el puerto de Huelva.

La llegada del consorcio británico “Riotinto Company Limited” el 14 de febrero de 1873 para una explotación masiva de los recursos mineros de la comarca, introduce un fenómeno tecnológico acorde con las pretensiones de rentabilidad y eficacia de la nueva explotación, el Ferrocarril. Este fue un gran símbolo de la llegada a Riotinto de la revolución industrial y supuso la insignia de la compañía para el desarrollo tanto económico como social de la comarca. Su objetivo principal la conexión de la mina con el puerto de Huelva.

Un total de más de 300 Kms. de vías de los cuales 84 correspondían a la línea comercial, el ferrocarril de vía estrecha de Riotinto (1067 mm.) se empezó a construir en junio de 1873; se inició la obra por cinco puntos diferentes, debido a la urgencia de acabarlo en un corto plazo de tiempo. Su construcción finalizó el 28 de julio de 1875 con un coste total de 767.190 libras. El trazado de este, planeado y supervisado por George Bruce, tuvo que adaptarse a las características del terreno (teniendo que atravesar a menudo arroyos y barrancos), aunque discurriendo siempre paralelo al río Tinto. Todo ello motivó el que fuese necesaria la construcción en hierro forjado de 8 puentes diferentes. Del mismo modo se proyectó y llevó a cabo la construcción de cinco túneles. A lo largo de la vía general también se edificaron 12 estaciones para regular el tráfico de mercancías, pero además existían otras en diferentes pueblos de la cuenca para el tráfico de pasajeros. En Huelva la construcción del muelle de Riotinto comenzó en 1874 y concluyó el 23 de marzo de 1876, su longitud de 1.165 m. permitía a los trenes cargar y descargar directamente en los barcos atracados. Esta obra de arquitectura industrial dejó de utilizarse en mayo de 1975.

De forma general existían tres servicios diferentes en el ferrocarril de Riotinto. Interno, la conexión de los diferentes departamentos mineros, y puntos de carga y descarga. Los ramales, eran unas redes de comunicación entre los diferentes pueblos de la comarca para el transporte de pasajeros y obreros, se abrieron al tráfico en 1903 y se cerraron 1968 siendo sustituidos por servicios de autobuses. Por último la línea general que unía Huelva con Riotinto.

El importante tráfico de mineral del ferrocarril de Riotinto determinó la existencia de 1.300 vagones y 2.000 vagonetas de mina. Como este también prestaba servicio de viajeros, contaba igualmente con una cuarentena de coches, además de 143 locomotoras de vapor y 7 eléctricas, utilizadas estas en los túneles de enlace entre las minas y zonas de tratamiento. Estas 143 locomotoras eran de 10 modelos diferentes, clasificados por la compañía a su vez en 13 tipos. Todas, excepto 6, fueron de fabricación inglesa y se construyeron entre 1874 y 1954.

El ferrocarril minero siguió funcionando durante todo el tiempo que la Riotinto Company Limited fue propietaria de las minas de Riotinto y aun después de 1954, cuando estas pasaron a manos españolas. La pérdida de su funcionalidad vino cuando a partir de 1964 se construye el Polo Químico de Huelva. Desde entonces, y dado que el mineral ya no se embarcaba hacia Inglaterra, resultó más rentable transportarlo en camiones. Así, en 1975 el muelle dejó de funcionar y en 1984 el último tren bajo por la vía del ferrocarril de Riotinto.

Llegamos y nos estaban esperando, vagón número 1, pues allá que vamos todos.

Todo el vagón 1 para nosotros.

La locomotora en funcionamiento más antigua de España. máquina de vapor nº 51, realizando el trayecto Talleres Mina-Zarandas de 9 Km.

El mecanismo de la locomotora, algo más complicado que los coches modernos.

Iniciamos el descenso hasta los talleres de las minas, por problemas derivados de la carboncilla de la locomotora ésta no puede adentrarse en los bosques de pino, no sea que produzca un incendio, es por eso que nos llevan hasta la estación de las Zarandas.

Todo el descenso y el ascenso es comentado, por lo que solo nos tenemos que preocupar de mirar y disfrutar del paisaje.

Al lado del rio podemos ver como asciende una antigua calzada romana.

Llegando a la estación de Zaranda, aparecen las locomotoras cercanas a los talleres, todo parece un cementerio de viejas locomorotas.

Llegamos a la estación  y tiempo libre para asomarnos al rio Tinto [Pulsar la imagen para ampliar]...

... O ver los talleres...

... O fotografiar ...

... O simplemente curiosear.

Finalizado el tiempo de visita retomamos nuestro camino dirección al punto de partida, donde nos espera el bus que nos llevará de vuelta a nuestras casas.

... y fin de la actividad.

Foto de grupo:

Gracias a todos

C.D. de Senderismo y Bicicleta de Montaña " El Pozuelo " Fernán Núñez (Córdoba) [España]