|Contactar |
 
Disfrutar en la naturaleza es nuestra pasión
 
Fotos de Actividades

Fuentes Agrias de Villaharta

Circular por las fuentes agrias

domingo, 4 de Abril de 2011.

Las fuentes de agua agria, conocidas por sus propiedades curativas, se encuentran situadas muy cerca de Villaharta.

Descripción:

Ruta familiar que nos lleva a visitar las fuentes agrias de la localidad de Villaharta.

Temprano, pero no mucho salimos, el tiempo nuboso nos da a entender que es posible que nos llueva, las previsiones son de 2 litros por metro cuadrado, aunque algunos nos comentan que antes de salir han mirado el tiempo y ahora nos dan por la zona 16 litros. Veremos a ver.

Paramos a desayunar antes de subir a Villaharta. Subimos al pueblo y aparcamos el bus donde podemos en este pueblo de calles estrechas.

El sendero que tomamos va muy cerca del campo de fútbol municipal, pasado éste, tomaremos un camino público recientemente recuperado para la causa senderista, el camino de Villharta al monasterio de Pedrique.

El Camino de Pedriquejo se abrió en 2009 cuando un juez lo ordenó tras muchos años de litigio de algunos propietarios que tienen pequeñas parcelas de olivos enclavadas en su interior contra el propietario de la finca que la rodea y que mantenía el camino cerrado. En la actualidad sigue abierto un juicio civil por la propiedad del camino, ya que los propietarios tienen mucho poder y dinero.

En ello nos ponemos, por una sendita de jaras, un indicador cada poco tiempo nos indica que vamos más o menos por el buen camino.

Las primeras gotas nos avisan, y una fina lluvia aparece por momentos.

Este camino, que aunque público, tiene sus cancelas, atraviesa algún arroyuelo, y alguna pequeña dehesa.

Y por supuesto no es llano, que su sube baja tiene.

El camino finaliza en la pista de tierra que desde la carretera nos lleva con vehículos hasta el mismo monasterio. Nosotros tomaremos a la derecha en la pista, en ligero descenso e iniciaremos la visita a las fuentes agrias que da nombre a la ruta.

Balneario y Fuente Agria

La historia de estas fuentes se remonta a mediados del siglo XIX. Fue D. Elías Cervelló y PedriqueChinesta un facultativo del Cuerpo Nacional de Obras Publicas, quien construyó la carretera Córdoba-Almadén a su paso por Villaharta, notó la constante concurrencia de personas a dichas fuentes y al oír hablar de sus propiedades curativas, decidió comprar al Sr. Duque de Bervik y de Alba pero esté se negó.

Seis años más tarde las pudo comprar en una subasta realizada en Madrid por parte del Duque. D. Rafael Barroso, abogado cordobés, propuso al Sr. Cervelló explotar conjuntamente las fuentes. Aquel tenía interés, pues su único hijo se curó con estas aguas, una vez que los médicos no daban solución a sus dolencias.

En 1876 se construyó la primera y modestísima fonda de Fuente Agria, estaba situada en un enclave rodeado de bosque y matorral. D. Elías Cervelló trazó el pabellón del manantial, era la pieza más valiosa del balneario, ejecutado en hierro de forma octogonal y cubría su suelo en mármol rojo. En el centro se encontraba la roca de la cual brotaba el manantial principal, cuyas burbujeantes aguas inodoras, claras y transparentes y de "sabor agrio y estíptico" muy pronunciado, servían para un sinnúmero de enfermedades, especialmente en el alivio de la diabetes y los cólicos nefríticos. El agua de Fuente Agria, por su composición, era superior a las de otros yacimientos de reconocido prestigio nacional, como son los manantiales de Marmolejo (Jaén), Puerto Llano (Ciudad Real) y Lanjarón (Granada), e incluso, fuera de nuestras fronteras, concretamente en Vichy (Francia), Porla (Suecia) y Espa (Bélgica). Por su carácter medicinal se le otorgaron las medallas de bronce y plata, en la exposición Farmacéutica de Madrid (1882) y en la Universidad de Barcelona (1888) respectivamente.

Una década después Fuente Agria de Villaharta contaba con depósitos de distribución en España Hotel Santa Elisay algunas capitales del Extranjero. Pero Fuente Agria no era el único venero medicinal. A la sombra de su bien ganada fama y auge, que coincide con el reinado de Alfonso XIII, se reactivó el uso de multitud de fuentes agrias de similar composición y utilidad. Ahí están entre otras las de La Salud, Malospasos, La Boca del Infierno, La Lastrilla, Los Angelitos, Del Cura, El Cordel y San Rafael, deliciosos veneros. En Santa Elisa, tenemos las ruinas del Hotel de Santa Elisa, el cual en su día fue un importante hotel en el que hospedaban personajes importantes de la época, como el ministro Romanones.

La primera fuente será la fuente de la Boca del Infierno, entraremos cerca del cortijo de la Moheda, por camino público.

Una especie de canal de ladrillo nos delatará que estamos llegando a la boca, pero lo que nos dirá que estamos muy cerca es el color rojizo del agua.

Fuente Boca del infierno, seguramente una antigua mina de agua.

Retrocedemos por nuestros pasos y volvemos al camino el cual seguiremos bajando para torcer a la derecha buscando la siguiente fuente, la de los malos pasos.

Caseta que alberga la Fuente de los Malos Pasos.

Retomanos el camino, para seguir visitando fuentes. Pasamos por debajo de la nacional y enfilamos un camino parapeleo a esta, por aqui pasa el camino mozárabe, como nos indican las continuas flechas. La fuente que vamos a visitar: las fuente del cordel y la belleza.

e

Las fuentes del Cordel y de la belleza está muy cerca, pero la del cordel ha sido canalizada desde su ubicación original hasta una casetilla construida en sus proximidades.

Fuente de la Belleza, en el mismo lecho del arroyuelo.

A escasos 50 metros encontramos la fuente del Cordel

El cielo pinta mal, muy mal. Nos llaman desde el pueblo diciéndonos que allí llueve copiosamente desde hace ya rato, por lo que creemos que pronto nos llegará a nosotros. Por ello ponemos en marcha al campamento para poder ver lo antes posible el resto de fuentes.

Tomamos dirección a Villaharta por un sendero enmedio de jaras.

Con vistas a Villaharta, la verdad es que no nos hemos separado mucho del pueblo, dado que casi todas las fuentes estan en un radio cercano.

Llegamos a una carretera y de ahi hemos de seguir un tramo hacia la derecha para ver la siguiente fuente: De la Lastrilla.

La fuente está en la vera de una arroyo y es muy curioso, de la zona derecha sale un pequeño caño que es ferruguminoso, el resto del agua que circula es dulce.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta casi la fuente de los malos pasos, aqui cerca está la fuente agria y los restos de balnearios de Santa Elisa.

En la vuelta pasaremos por lo que creemos son los restos de la instalaciones deportivas que antaño tuvo el balneario, hoy totalmente abandonadas y casi perdidas entre la vegetación,

Lo que llevamos temiendo toda la mañana se hace realidad y aparece la lluvia, y una lluvia copiosa que hace guardarnos donde podemos al grupo, unos debajo de una puente y otros en los restos del balneario.

Aprovechamos la parada para comer mientras arrecia el agua, si es que arrecia.

Se decide acortar la ruta, cerca tenemos el bus con lo que de no parar de llover nos iriamos a éste, en caso de que dejara seguiriamos visitando las fuentes de la ruta.

Pasados 30 minutos deja de llover, y decidimos continuar para visitar la fuente de San Elias y la Fuente Agria.

Fuente de San Elias, que dado que estaba cercana a un arroyo estaba inundada de barro.

Cerca está el origen de la creacion del balneario, la Fuente Agria, el cual nos encontramos cerrano y no pudimos ver su interior.

Fuente Agria

El pabellón del manantial, hoy semiderruido, era la pieza más valiosa de todas las integrantes del balneario; concebido como templete y ejecutado en hierro, tiene forma octogonal y cubría su suelo con mármol rojo. Sus paredes, tanto en el interior como en el exterior, fueron decoradas con arabescos de la mejor factura. Justo en su centro se encontraba la roca de la cual brotaba el manantial principal, cuyas burbujeantes aguas, inodoras, claras, transparentes y de sabor "agrio y estíptico" muy intenso sirven como remedio de un sin número de enfermedades, especialmente la diabetes y los cólicos nefríticos.

Visitada esta fuente se pone a llover de nuevo, por lo que se decide que aquellas personas que no quieren continuar la ruta que se queden en el restaurante cercano y el resto continuaremos para visitar la otras fuentes.

Sepadarados en dos grupos, el que continua visitará si el tiempo da una tregua las fuentes de las lastra y de San Rafael.

El camino es de buen firme al principio, pero la lluvia nos incomoda el paso y algunos atajos hacen que cada vez pensemos en darnos la vuelta.

La lluvia no amaina y llegamos a los restos de la que fuera la fuente más espectacular, pero que hoy están en absoluta ruina.

Fuente de la Lastra

Aspecto anterior:

Continuamos por una senda bien marcada y nos acercamos a la fuente de San Rafael, llamada así por el mural de azulejos que tenia un San Rafael pintado.

Del mural poco queda.

La idea era visitar el hotel de santa elisa y sus restos, pero la lluvia que no cesa va en aumento por lo que decidimos poner fin a la salida de hoy. Llamamos al bus y nos recoge en las cercanias de la carretera y dejamos para otro día el resto.

Dejamos unas postales antiguas de como era el balneario y el hotel en sus mejores momentos.

Y en el estado que nos encontramos el hotel de Santa Elisa.

Datos básicos de la ruta:

DISTANCIA: 13 kilómetros 00 metros

TIEMPO EN MOVIMIENTO: 2 horas 47 minutos y 00 segundos

ASCENCION ACUMULADA: 421 metros.

ALTURA MÁXIMA: 647 metros

ALTURA MÍNIMA: 439 metros

Foto de grupo:

Gracias a todos.

 
C.D. de Senderismo y Bicicleta de Montaña " El Pozuelo " Fernán Núñez (Córdoba) [España]